Login. Explorando el microemprendimiento femenino

19/02/2016

Nos habíamos quedado con las ganas la última vez, pero el sábado pasado pudimos participar por fin en uno de los Login_s organizados por Dapne y la Asociación La Trastería de Ideas dentro del programa “Una ciudad muchos mundos”. Impulsado desde Intermediae-Matadero, “Una ciudad muchos mundos” promueve en su primera edición la producción de seis diversos proyectos de investigación y creación que tienen como nexo el pensar, trabajar y actuar sobre la ciudad abordando sus múltiples realidades desde miradas críticas y un prisma multidisciplinar que entrelaza práctica artística, investigación social e intervención urbana.

 

Dentro de esto, el proyecto Login, diseñado por Eva Calavia y Marga Padilla, investiga el microemprendimiento de mujeres utilizando un formato que se inspira en las estrategias de transmisión de conocimiento en internet y las redes, es decir, desde Login se buscan claves para decodificar y entender el funcionamiento de los procesos que mueven distintas dinámicas, en este caso, del emprendimiento femenino. La propuesta es adentrarse conociendo in situ, y de la mano de sus protagonistas, diferentes experiencias situadas, escogidas en cada ocasión en torno a un tema conductor.

 

En este segundo Login nos dimos cita a la hora del desayuno en una cafetería de Embajadores. Allí Eva y Marga, acompañadas de Alida, arquitecta invitada como colaboradora en esta ocasión, nos hablaron de las nociones de crecimiento y sentido que inspiraban el planteamiento de este recorrido, centrado en abordar la importancia del grupo y las redes para el emprendimiento.

 

Tras el café y las primeras charlas con el resto de participantes iniciamos la ruta haciendo nuestra primera parada en la oficina del PEC, ubicada en el Mercado de San Fernando. Nos hablaron del proyecto Laura y Pablo, colaboradores de este espacio de trabajo multidisciplinar establecido dentro del proceso de regeneración del mercado que ha impulsado la Plataforma en defensa de los Mercados desde 2011. Interesaba aquí conocer una iniciativa privada, enmarcada en un espacio público y abierta a los procesos comunitarios que pueden generarse en un entorno de intercambio como es el del mercado, de hecho, junto con otros colaboradores, desde el PEC investigan estas cuestiones de participación en el proyecto Mercado habitado, integrante también del programa “Una ciudad muchos mundos”.

El PEC nos acogió para la charla de Charo, economista de formación, emprendedora y activista con una larga trayectoria como asesora de emprendedoras. Partiendo de su propia experiencia como impulsora de una pequeña empresa, fundadora de la asociación Otro Tiempo y de la cooperativa Dinamia, Charo nos habló de los retos a los que se enfrenta una emprendedora, así como de la importancia de tener definidos objetivos e intenciones para enfocar las estrategias que hacen sostenible un proyecto. Se pusieron en valor también la intuición y la actitud como fuerzas impulsoras del éxito de una idea, así como la potencia del emprendimiento colectivo y las estructuras que en la actualidad ayudan a impulsarlo.

 

Seguimos la ruta de camino a Malasaña para conocer La Manual, un taller colectivo que, a diferencia de otros centros de coworking, se ofrece a creadores que trabajan desde lo manual y alberga talleres de costura, joyería o pintura.

 Allí nos encontramos con Zaloa y Sandra, artistas, artesanas y amigas que decidieron poner en marcha el proyecto tras un reencuentro en el que descubrieron intereses e inquietudes comunes. La Manual surge de la necesidad de disponer de un espacio de trabajo, de salir del aislamiento que muchas veces acompaña al trabajo creativo y de unir fuerzas. También, no menos importante, surge desde una base de amistad y confianza, desde un tejido de afectos que da lugar a un proyecto especial y cuidado al detalle, a un lugar bonito y acogedor, que responde muy bien a la idea de casa creativa con la que se define, y que basa su valor en el trabajo en compañía, el intercambio y el apoyo mutuo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En La Manual paramos para reponer fuerzas, comimos juntas, charlamos y enseguida pusimos rumbo de nuevo a Embajadores para terminar con la última parada de nuestro recorrido, Tangente, un espacio de cotrabajo que aglutina a diferentes cooperativas.

 

Allí nos esperaba Raquel, integrante de Olma, una cooperativa de trabajo asociado que promueve procesos socio-educativos, ubicada en la Sierra Norte de Madrid y fundada por tres educadores sociales. Con Raquel hablamos de los procesos para poner en marcha un proyecto de estas características, de lo que aportan a un nivel de cooperación y tejido de redes, pero también de las dificultades a afrontar, que pasan por el lidiar con la incertidumbre implícita en la generación del autoempleo o por encontrar maneras para conciliar este tipo de proyectos profesionales con otros de carácter más personal.

Cerramos la jornada con un giro bien interesante, adentrándonos en un ámbito tan distinto como es el mundo del ajedrez para reflexionar desde otros lugares sobre los sistemas de trabajo cooperativo generados desde el microemprendimiento. Nos habló Jabuti, un jugador de ajedrez que nos explicó las formas de organización, reparto de responsabilidades y contribuciones que se establecen en el club de ajedrez al que pertenece, y que nos brindó una estupenda conclusión en la que se resumían muchas de las ideas abordadas a lo largo del recorrido: “en el grupo cada cual aporta lo que quiere y puede, y todo se usa para sumar”.

 

El sábado fue un día intenso, lleno de experiencias contadas en primera persona y testimonios de alternativas de organización que nos dejaron con muchas ideas y también con numerosas preguntas para seguir explorando. Por su lado Login continúa su investigación en torno al microemprendimiento femenino, indagando las complejidades y especificidades implícitas en los proyectos impulsados por mujeres. Será en mayo cuando presenten sus conclusiones, pero ya podéis leer aquí algunas de las ideas extraídas hasta el momento.

 

Después de todo, y entre muchas otras ideas, nos quedamos con el valor de este formato de intercambio, una metodología que parte del encuentro que se da en un día de ruta compartida. Y es desde ahí como se propone la creación de otro tipo de terrenos comunes desde los que pensar otras formas de organizar nuestros tiempos de vida y trabajo, de buscar códigos y sentidos propios para generar otras lógicas resignificadas desde el empoderamiento colectivo y el apoyo comunitario.

 

Por suerte todavía queda otro recorrido Login en mayo, ¡allí estaremos paseando, charlando y pensando en colectivo!

Please reload

Posts Recientes
Please reload

Búsqueda por etiquetas
Please reload